Buena parte de la estrategia de carga de Uber está asociada con la adquisición de Otto el año pasado

Uber lanza servicio de transporte de carga en Estados Unidos

Con la compra de la empresa de camiones autónomos Otto el año pasado por US$650 millones, y a pesar de los líos legales que han rodeado la adquisición y sus ejecutivos, Uber dejó claro su interés en el negocio de carga.

Hoy, la empresa de reserva de taxis lanzó Uber Freight, una aplicación separada para reservar viajes de carga de largo alcance.

De acuerdo a un video publicado por la empresa, la aplicación funciona de forma muy similar a la aplicación regular del servicio, con la diferencia de que en lugar de poner en contacto autos de pasajeros con clientes, pone a camioneros independientes en contacto con entidades comerciales o con quien desee enviar un cargamento.

El precio será predeterminado y garantizado de acuerdo a la distancia, el tipo de carga y el nivel de demanda en el momento de solicitar el servicio. Usualmente los camioneros independientes tienen que negociar la tarifa con las personas que los contratan.

De acuerdo con el portal de tecnología Recode, a diferencia del servicio regular de Uber, los conductores de camiones pueden revisar varias solicitudes del servicios antes decidir cuál aceptar, en lugar de ser emparejados automáticamente con un cliente.

Según Uber, con su servicio de carga los clientes obtendrán más transparencia, eficiencia y tranquilidad en lugar de invertir tiempo y esfuerzo regateando una tarifa, algo que puede tomar días.

El servicio se puede contratar con semanas de anticipación o incluso el mismo día. La aplicación se puede descargar en los sistemas Android y iOS de Apple.

Según el portal de tecnología The Verge, los conductores serán investigados antes de permitir que se unan a Uber Freight y deben cumplir ciertos requisitos de seguro y equipo.

Buena parte de la estrategia de carga de Uber está asociada con la adquisición de Otto el año pasado. Sin embargo, el acuerdo ha sido empañado por una demanda de Alphabet, la matriz de Google, que alega que los ejecutivos de Otto robaron tecnología de conducción autónoma de su división Waymo cuando trabajaban allí para luego transferirla a Uber.

Comentarios