El Lenovo Moto Z es el segundo teléfono modular que llega a nuestro mercado. ¿Ha implementado bien Lenovo su idea modular?

LENOVO MOTO Z

En el diseño, el Moto Z presenta una superficie plana. Toda la carcasa está compuesta de una mezcla de aluminio de grado aeronáutico y acero inoxidable. En la parte de atrás podemos encontrar el Cornings Gorilla Glass. Lenovo ha elegido esta mezcla de materiales para garantizar la resistencia del Moto Z, a pesar de su espesor de 5.2 mm.

Para conseguir que el Moto Z fuera tan extremadamente plano, Lenovo ha tenido que eliminar el conector para los auriculares. Y ha sido necesario un compromiso adicional: la cámara principal sobresale varios milímetros en la parte posterior; para compensar esto, hay una cubierta trasera, que tiene alrededor de dos milímetros de espesor. Lenovo lo denomina Moto Design Shells. Estos son Mods casi sin función específica, y en nuestro caso dan al Moto Z un tacto similar al de la tela. Esto tiene varias ventajas importantes: por un lado las conexiones Mod están así protegidas, y por otro lado el Moto Z no se desliza al tomarlo con la mano. Y además, el saliente de la cámara ya no se nota.

Visto de frente, el Moto Z recuerda al Moto G4 ó al G4 Plus. Al igual que con los dos modelos G4, debajo de la pantalla se encuentra un sensor de huellas dactilares rectangular, que por cierto, da la sensación de ser un botón físico, a pesar de que no lo es. A parte del reconocimiento de las huellas dactilares, el botón no tiene ninguna función adicional. En la configuración tampoco aparece por ningún lado una opción para configurarlo como botón de inicio. Debido a los Mods, es evidente que no es posible otra posición, por lo que el borde inferior parece un poco sobredimensionado.

Lenovo ha incluido en el Moto Z un borde de cristal 2.5D. La parte delantera presenta un borde elegantemente redondeado. En la parte posterior no hay bordes redondeados, aunque tampoco se perciben esquinas abruptas.
En el lado derecho dispone de tres botones mecánicos. Dos de estos botones sirven para subir y bajar el volumen respectivamente, mientras que el botón de encendido tiene un tamaño similar, pero es más rugoso. Esta disposición hace que sea difícil sentir los botones, aunque con el tiempo los compradores se acabarán acostumbrando.

bajo-la-lupa-3-8

Pantalla

El Moto Z está equipado con una gran pantalla de 5.5 pulgadas con una resolución WQHD (2560×1440 pixeles). La densidad de pixeles de las pantallas AMOLED es de 535 ppp y está por tanto a la par con las de la competencia de Samsung, LG y HTC.

Sin embargo, la pantalla AMOLED tiene algunos puntos débiles. Parece un poco oscura, incluso con el brillo a nivel máximo y no tiene una luminosidad muy buena. Los colores se muestran en pantalla muy naturales, quizá demasiado débiles para un modelo AMOLED. Además, el modo de color intenso no se cambia en la configuración de la pantalla. No obstante, los caracteres se muestran con gran nitidez en la pantalla.

bajo-la-lupa-3-4

Funciones especiales

Moto Mods: La nueva marca distintiva de Lenovo

El Moto Z de Lenovo se puede ampliar con los Mods. Lenovo ha desarrollado una interfaz propia, como la que se puede encontrar en el Moto Z Play. En la parte posterior puedes colocar los diferentes Moto Mods, que se sostienen mediante imanes bastante potentes, es casi imposible que los Mods se caigan, resbalen o separen del teléfono. Los contactos eléctricos se encuentran en el tercio inferior de la parte posterior del smartphone. Cuando se acopla un Mod, se confirma con una vibración que el módulo ha sido identificado y emparejado con el sistema.

Tuvimos acceso a 4 Moto Mods para este análisis:

JBL SoundBoost (altavoz)

Moto Insta-ShateProjector (Proyector)

Incipio Power Pack  (Batería extra)

Hasselblad True Zoom (Módulo de cámara)

bajo-la-lupa-3-2

El Sound-Mod ha sido desarrollado junto con los especialistas de audio de JBL y convierte al Moto Z en un altavoz portátil. Además, el módulo lleva un par de baterías adicionales. Durante las pruebas, este Mod resultó ser un complemento muy bueno, sobre todo con los juegos. Por un lado, porque el smartphone tiene un agarre muy bueno, y por otro, porque el Moto Z tiene un sonido considerablemente mejor y más envolvente. En la parte posterior hay también de un pequeño apoyo, para que los altavoces puedan emitir bien el sonido.
El Moto Insta-Share-Projector es un proyector que ya conocíamos de las tabletas Lenovo. Este Mod es especialmente práctico para gente de negocios que necesita hacer presentaciones a sus clientes o disfrutar de imágenes y videos en familia. En lugar de tener que cargar con una computadora portátil y un proyector, solo se debe llevar el Moto Z y este Moto Mod en los viajes de negocios. La transferencia de la imagen que se proyecta desde el Moto Z al Mod se logra a través de Google Cast. Aunque el proyector solamente tiene una resolución máxima de 854 x 480 pixeles, es más que suficiente para realizar presentaciones.

También pudimos probar un poco el Mod para cámara Hasselblad. El mod en cuestión también se coloca en la parte trasera con lo que conseguimos convertir el smartphone en una cámara compacta Hasselblad, que para quien no lo sepan, es uno de los principales fabricantes de cámaras fotográficas profesionales. El accesorio en cuestión ofrece un zoom óptico de 10 aumentos, flash Xenon, un botón para sacar la foto y otro para apagar el teléfono.
bajo-la-lupa-3-5

Adiós al conector analógico para auriculares

Debido a su diseño extremadamente plano, el Moto Z carece del habitual conector de audio analógico de 3.5 mm. Para aquellos que quieran conectar unos auriculares analógicos con cable, Lenovo pone a su disposición un adaptador de USB Tipo-C a conector de auriculares de 3.5 mm. El Moto Z es el cuarto smartphone que dice “bye, bye” a la señal de audio analógica. Incluso Apple ha dado este paso con el iPhone 7.

Lenovo Launches Moto Z Smartphones with Snap-on Moto Mods

Software

En términos de software el Moto Z no ofrece nada fuera de lo común, si ya se ha tenido un smartphone Motorola en la mano. El sistema operativo, muy cercano al básico de Android, está basado en Android 6.0 Marshmallow y no parece incluir bloatware (software de relleno) ni aplicaciones para Moto Mod. Estas últimas solo se instalarán cuando se conecte un módulo al Moto Z.

Moto Display se asegura de que nuestro smartphone salga del modo de reposo si lo agitas un poco. A continuación se ve la hora y se puede desbloquear el Moto Z. Por lo demás, realmente no hay mucho más que decir sobre el software. Esto también es, sin duda, algo positivo, puesto que la mayoría de usuarios obtendrán las funciones que deseen a través de aplicaciones de descarga y no tendrán que estar peleando con funciones innecesarias o bloatware.

bajo-la-lupa-3-7

Rendimiento

Dentro del Moto Z encontramos el Snapdragon 820, uno de los procesadores más rápidos disponibles actualmente en el mercado. El procesador de cuatro núcleos tiene una velocidad de 1.8 GHz, con 4 GB de memoria RAM a su disposición. Lenovo se ha fijado el propósito de proporcionar a cada mercado diferentes configuraciones de memoria, sin embargo la memoria interna, puede ampliarse mediante tarjeta MicroSD. En lo que respecta al rendimiento, podemos decir que el Moto Z juega en la primera división. No se aprecian retrasos, los juegos funcionan sin problemas y la multitarea se desarrolla sin dificultades. Un vistazo a la herramienta de diagnóstico de Android muestra que el Moto Z de Lenovo es capaz de generar en la interfaz gráfica de usuario 60 imágenes por segundo.
Para los juegos, el dúo Qualcomm se ve apoyado por el Snapdragon 820 de cuatro núcleos y el Adreno-530 para los gráficos. En general funciona muy fluido, incluso en situaciones de mucha exigencia, en donde el más mínimo tirón puede significar la diferencia entre la victoria y la derrota.

Audio

El sonido lo proporciona un altavoz mono, que se encuentra encima de la pantalla. Lógicamente se echan en falta los graves y en general la música suena un tanto metálica. Mediante el adaptador USB-C puedes conectar unos auriculares tradicionales. Es un poco incómodo debido al adaptador, pero aparte de esto, se puede utilizar sin problemas. Y la calidad de la música fue aceptable en nuestra prueba de audición.

bajo-la-lupa-3-3

Cámara

La cámara principal del Moto Z ya es una vieja conocida, si se conoce al Moto X Force de 2015. Al igual que este, Lenovo también utiliza en el Moto Z el sensor de imagen Sony IMX230, pero la apertura es más grande con f/1,8 y un estabilizador óptico de imagen, que también forma parte de la equipación del Moto Z. El Moto Z puede hacer fotos con un máximo de 13 megapixeles en formato 4:3 y videos en 4K a 30 fps. Un láser ayuda al enfoque rápido de los objetos. El software ya es conocido del Moto G4 Plus y tiene un modo manual.

Las fotos tomadas en la oscuridad quedan bastante mal, porque tienden a tener ruido claramente visible. En comparación, las fotos con un Nexus 5X son claramente mejores. Los selfies por el contrario salen bien. Hay que destacar que, por defecto, el modo de mejora de la imagen no está activo, el cual hace que a menudo otros smartphones proporcionen fotos muy nítidas. También en este caso, en las fotos con ambientes poco iluminados aparece rápidamente ruido de fondo. Aunque el flash orientado hacia delante permite que las imágenes sean menos ruidosas, las imágenes también captan algo del ambiente.

bajo-la-lupa-3-6

Batería

Debido a su diseño muy fino, el Moto Z solamente tiene espacio para una batería de 2600 mAh. Aunque según Lenovo, debe ser suficiente para dos días de uso moderado del Moto Z. En nuestras pruebas no lo hemos conseguido. De todas formas, los resultados tampoco fueron muy malos, en la mayoría de los casos la duración estuvo alrededor de un día.
El Moto Z cumplió aquí con todas las expectativas. Las pruebas en PCMark dieron como resultado 5 horas y 48 minutos. No es un valor excelente, pero para un smartphone con una batería de 2600 mAh es bastante satisfactorio. Los dos días de duración de los que presume Lenovo naturalmente no se pueden llegar a alcanzar, pero para un día normal de trabajo aguanta sin problemas.

bajo-la-lupa-3-10

Conclusión

Aunque no se trata de un smartphone verdaderamente modular, la interfaz de expansión está técnicamente bien desarrollada y convence a este nivel en comparación con otras soluciones que hasta la fecha han aparecido en el mercado.
En general, el Lenovo Moto Z es un muy buen smartphone. Merece mención especial el conseguido conjunto, con su rápido procesador, buena pantalla y un tacto agradable. Quien necesite un smartphone de gama alta, realmente no necesita buscar más. Las prestaciones de la cámara en la oscuridad son criticables, así como su justa capacidad de almacenamiento.

Comentarios