Los aspectos más destacados del Convenio de Minamata incluyen la prohibición de nuevas minas de mercurio y la eliminación gradual de las existentes, la reducción del uso del mercurio…

Casio, comprometido con el medio ambiente, cumple con el Convenio de Minamata sobre el Mercurio

Casio Corporation reitera su postura como una empresa verde y socialmente responsable al informar que cumple con los lineamientos establecidos por el Convenio de Minamata sobre el Mercurio, un tratado mundial para proteger la salud humana y el medio ambiente de los efectos adversos del mercurio, que entró en vigor en 2017. Sin embargo, desde 2010, Casio ha evitado el empleo de esta sustancia, vista comúnmente en productos como focos, termómetros y baterías, al introducir al mercado su familia de proyectores LampFree, equipos que utilizan una fuente luminica láser-LED en lugar de lámpara de mercurio.

Antecedentes

Por sus propiedades fisicoquímicas, el mercurio es un metal que ha sido utilizado en múltiples aplicaciones y en varios procesos productivos como la fabricación de aparatos eléctricos, electrónicos y de medición, e incluso en la extracción de metales y la minería.

Sin embargo, a pesar de todas sus bondades, el mercurio es también una sustancia sumamente tóxica y nociva para la salud, especialmente la de bebés, niños y mujeres embarazadas. Los daños que este elemento puede ocasionar incluyen alteraciones permanentes en los sistemas nervioso, digestivo e inmunológico, con implicaciones potencialmente fatales.

Ante la evidencia del impacto global ocasionado por este elemento, y como respuesta al creciente riesgo que su uso representa para la población del planeta, se creó en 2005 laAsociación Mundial sobre el Mercurio, como una subsidiaria del Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente (PNUMA); organismo encargado de crear conciencia mundial acerca de los problemas del medio ambiente.

Inicialmente, la Asociación Mundial sobre el Mercurio tuvo como principal eje de acción los siguientes objetivos:

  • La reducción del uso de mercurio en la extracción de oro artesanal y en pequeña escala.
  • Control del mercurio emitido en la combustión del carbón.
  • Reducción de mercurio en el sector cloro-álcali, la industria del cemento y la fabricación de productos.
  • Investigación del transporte aéreo del mercurio y su destino.
  • Gestión de desechos con mercurio.
  • Suministro y almacenamiento de mercurio.

No obstante, pocos años después, el PNUMA determinó insuficientes las medidas tomadas para combatir los efectos adversos del mercurio en el medio ambiente y la población. Es por ello que, en enero de 2013, se acordó la firma del Convenio de Minamata entre naciones voluntarias y comprometidas a reducir la explotación, uso y exportación (o importación) del mercurio, así como su manejo y desecho responsable.

El Convenio de Minamata

Firmado por cerca de 100 naciones, en octubre de 2013, durante la Conferencia de Plenipotenciarios en Kumamoto, Japón, el Convenio de Minamata tiene como objetivo proteger la salud humana y el medio ambiente de las emisiones y liberaciones antropógenas de mercurio y sus compuestos, por medio de una serie de medidas que todas las partes involucradas – productores, fabricantes y usuarios – deben seguir a lo largo del ciclo de vida natural de la sustancia.

Los aspectos más destacados del Convenio de Minamata incluyen la prohibición de nuevas minas de mercurio y la eliminación gradual de las existentes, la reducción del uso del mercurio en una serie de productos y procesos, la promoción de medidas de control de las emisiones a la atmósfera, la tierra y al agua, así como la regulación del sector de la minería artesanal y a pequeña escala. El Convenio también se encarga del almacenamiento provisional de mercurio y su eliminación una vez que se convierte en residuo.

Tras haber sido ratificado por más de 50 países de los cinco continentes, incluyendo México, Honduras, Costa Rica, Uruguay, Ecuador y Brasil en América Latina, el Convenio entró oficialmente en vigor el pasado 16 de agosto de 2017, como una normativa reguladora que busca no sólo proteger al planeta y sus habitantes de los efectos nocivos del mercurio, sino también transformar y modernizar los medios de producción con el fin de ser más eficientes, limpios, sustentables y socialmente responsables.

El artículo 4° del Convenio de Minamata, relacionado con los productos con mercurio añadido, establece que “cada Parte prohibirá, adoptando las medidas pertinentes, la fabricación, la importación y la exportación de los productos con mercurio añadido […] después de la fecha de eliminación especificada [2020]”. Es decir que, para el año 2020, se espera que productos como baterías, lámparas fluorescentes usadas en iluminación convencional, así como lámparas de vapor como las utilizadas en proyectores y otros aparatos eléctricos del hogar, dejen de lado el uso de mercurio en sus procesos de fabricación.

Casio en pro del medio ambiente

En ese sentido, Casio se ha posicionado como líder en el desarrollo y producción de proyectores libres de mercurio desde el 2010. Gracias a su fuente de iluminación híbrida láser / LED, los proyectores LampFree de Casio no sólo son eficientes, ahorradores y más duraderos, sino que contribuyen a la reducción de la huella ecológica y la limpieza del medio ambiente, al cumplir con los estándares y regulaciones del Convenio de Minamata.

La tecnología LampFree de Casio elimina el uso de lámparas que contengan mercurio altamente tóxico, al tiempo que da origen a proyectores delgados, ligeros y compactos, de bajo consumo energético y prácticamente nulas emisiones de CO2. Además, al no contar con un sistema de iluminación convencional (de lámpara de mercurio), los proyectores LampFree no requieren de mantenimiento constante, y son capaces de ofrecer hasta 20,000 horas de vida útil, lo que conlleva un ahorro considerable en el costo total de propiedad del equipo.

Comentarios