Por ejemplo, si el estacionamiento tiene un costo de 50 pesos, nosotros lo que hacemos es cobrar a los usuarios 5 pesos por usar la plataforma

Arriv.io, la app que te facilitará la búsqueda de estacionamiento.

Uno de los problemas de las grandes ciudades es la gran cantidad de automóviles que diariamente circulan por sus calles causando problemas al momento de buscar un estacionamiento cuando el usuario no conoce la zona donde se está desplazando o la demanda de espacio es alta.

Definido como el Airbnb de los estacionamientos, ha surgido la aplicación Arriv.io, una solución que busca ayudar a mitigar el problema de los automovilistas al encontrar lugar para dejar su automóvil de manera segura.

Arriv.io ha sido fundada por Joy Raj Sen y a decir de él espera que les sirva a los automovilistas para ubicar los lugares con cajones disponibles para dejar su carro, y también brindarles la posibilidad de pagar el servicio desde la misma aplicación con cargo a su tarjeta de crédito.

Así Arriv.io ya empezó a operar en la Ciudad de México y cuenta con más de una decena de operadores de estacionamientos y valet parking en zonas como Chapultepec, Polanco y la Roma.

Para los dueños del estacionamiento el gran beneficio es que podrán comenzar a aceptar pagos con tarjetas de crédito de forma casi inmediata, ya que solo deben habilitar sus cajones en la aplicación de Arriv.io y estos aparecerán en la aplicación.

En cuestión de pagos, Arriv.io difiere de lo “tradicional”; mientras que en otros servicios el usuario recibe una tarifa final por el servicio y el prestador del mismo es quien paga la comisión por mantenerse en la plataforma, Arriv.io le cobra la comisión al usuario.

Por lo tanto, al ingresar a la aplicación el usuario solo debe buscar identificar la zona donde desea dejar su automóvil, en ese momento tendrá la posibilidad de consultar los precios y si acepta las condiciones conducir hasta el lugar para aparcar de manera segura.

En el futuro la compañía buscará que también los usuarios habiliten sus propias cocheras como espacios para que otros las utilicen mientras ellos no tienen el automóvil en casa.

Comentarios