Apple bloqueará tu iPhone para evitar que conduzcas y te distraigas con el móvil

A grandes males, grandes remedios. Las distracciones son uno de los mayores problemas al volante de un coche y uno de las causas más habituales de accidentes de tráfico, a menudo graves. Y en un mundo cada vez más conectado, nuestros móviles se han convertido en una de las principales fuentes de distracción. Cuando la concienciación mediante campañas de seguridad vial y el temor a ser sancionado no son suficientes, Apple ha tenido una idea brillante que será una de las novedades de iOS 11, bloqueará tu iPhone mientras conduces.

¿Pero cómo sabrá que estás conduciendo y que no eres un pasajero? ¿Cómo funcionará este bloqueo? ¿Podrá desactivarse?

No molesten al conductor, por favor

Apple ha querido extender la funcionalidad de un modo, ya presente en el iPhone y en las versiones anteriores del sistema iOS, el modo “No molestar”. De manera que ahora existirá un nuevo modo “No molestar mientras conduce” que seguirá bloqueando llamadas, mensajes de texto y notificaciones y que hará que nuestro iPhone muestre un bello pantallazo negro mientras conducimos, tal y como mostró Craig Federighi (VP Software Engineering de Apple) en la presentación de su evento de desarrolladores (WWDC 2017) ayer mismo.

Pero, evidentemente, este modo ha de ir más allá del modo “No molestar” que ya conocíamos. De manera que la gran novedad, y el aporte de este nuevo modo para no molestar al conductor, será su capacidad para interpretar que el usuario de un iPhone está conduciendo y disuadirnos de tomar el smartphone incluyendo, entre otras cosas, sistemas de respuesta automática para aquellos que contacten con nosotros.

Este modo no solo bloqueará las notificaciones del iPhone, sino que también detectará automáticamente que estamos conduciendo, y avisará a nuestros contactos de que no deben molestarnos

¿Cómo sabrá mi iPhone que estoy conduciendo?

A falta de que lo probemos, y de una descripción técnica más avanzada, Apple explicaba que recurrirá a diferentes técnicas para interpretar si el usuario de un iPhone está conduciendo. Técnicas que en realidad pasarán por analizar cualquier indicio que pueda ser interpretado como un usuario conduciendo. Indicios como, el análisis de las redes Wi-Fi que nos rodean, nuestra posición y nuestros movimientos según el sistema GPS, o que estemos conectados a nuestro coche mediante Bluetooth.

El método más efectivo para detectar que estamos conduciendo probablemente sea el de mantener siempre sincronizada la conexión Bluetooth de nuestro móvil con nuestro coche. Hay que tener en cuenta que al final el objetivo de este modo no es incomunicarnos, sino aprovechar la seguridad de sistemas como el dispositivo de llamadas “manos libres” de nuestro coche, o CarPlay.

¿Y si no estoy conduciendo?

Al intentar desbloquear un iPhone que ha activado automáticamente el modo “No molestar mientras conduces”, aparecerá una opción que nos permite desbloquear este modo para que vuelvan a aparecernos las notificaciones. Una vez lo desactivemos, nuestro iPhone funcionará de nuevo como hasta ahora. También se podrá desactivar por completo el modo “No molestar mientras conduces”, para evitar que se active automáticamente.

Nuestro iPhone utilizará las conexiones Bluetooth, Wi-Fi y el GPS para analizar indicios que apunten que el usuario está conduciendo

¿Cómo responderá automáticamente a mis contactos?

Otra de las opciones más interesantes será un sistema que, mientras tengamos activado este modo, notificará a aquellos contactos que nos escriban que estamos conduciendo, y que recibirán una respuesta cuando lleguemos a nuestro destino. También es interesante que estos contactos puedan saltarse la protección, en un momento dado, si el mensaje que nos han de comunicar es urgente. En cualquier caso, de nuevo, la solución más segura para contactar con un conductor mientras su iPhone ha sido bloqueado, será la de realizar una llamada, asumiendo que ese conductor habrá sincronizado con su coche el “manos libres”.

En definitiva, no parece que Apple haya resuelto una problemática realmente grave, la de las distracciones al volante, y la de la dependencia cada vez mayor de nuestros dispositivos móviles. Lo que sí está claro es que con este modo, cuyo funcionamiento no es ni mucho menos complejo, tenemos cada vez menos excusas para seguir manipulando nuestro smartphone mientras conducimos.

Comentarios