Los raros audífonos de Apple, son mejores de lo que piensas.

Apple AirPods

La pregunta es: ¿son, en efecto, unos buenos audífonos? ¿Y valen la pena cuando se le compara con modelos verdaderamente inalámbricos (con auriculares separados tanto para la oreja izquierda como la derecha) y con modelos Bluetooth regulares?

La respuesta breve es que estos audífonos de Apple de $159 dólares son mejores de lo que esperas y, particularmente, para los dueños de productos Apple son bastante buenos.

Lo que nos gustó de los AirPods

Los AirPods tienen muchas cosas a su favor.

Ajuste y comodidad

Los AirPods son ultralivianos y se ajustaron mejor en mis oídos que los EarPods. A pesar de que los AirPods tienen un aspecto muy similar a sus hermanos alámbricos, cuentan con algunas mejoras de diseño que se supone ayudan a crear un mejor ajuste, y lo más importante es que no tienen cables. Los cables de los EarPods son delgados, pero aún así añaden peso a los auriculares y pueden hacer que los auriculares se salgan de tus orejas.

Son muy fáciles de poner y son cómodos de usar, debido a lo liviano que son.

El chip W1 hace muy fluida la sincronización

El chip Bluetooth personalizado de Apple, el W1, está diseñado para que haya sincronización automática con los dispositivos Apple que ejecuten iOS 10, watchOS 3 o macOS Sierra. Y cumple a cabalidad: sólo colocas los audífonos cerca del dispositivo compatible y estos serán detectados automáticamente y pedirán que sean sincronizados (no hay necesidad de adentrarte en el menú de ajustes). También puedes pasar fluidamente entre diferentes dispositivos Apple, cambiando entre el sonido de tu computadora, tu iPhone o iPad.

Sí, los AirPods además funcionan con dispositivos de audio Bluetooth que no son de Apple, pero no puedes acceder a sus funciones especiales. (Tienes que usar el botón de sincronización que viene en la caja de recarga para sincronizar los audífonos con estos dispositivos).

Conexión inalámbrica confiable

La conexión inalámbrica entre los dos auriculares es bastante sólida, presentando escasos tropiezos. Probamos varios audífonos inalámbricos (aquellos que no tienen un cable que los conecte entre sí), y algunos de esos modelos eran propensos a perder la conexión. Los más recientes rivales de los AirPods, como los Sport Elite de Jabra, Bragi The Headphone y Skybuds, ofrecen una conexión mucho más confiable, pero los AirPods están entre los primeros en este aspecto.
Buena calidad de sonido

El sonido tiene un aspecto de apertura, ya que, claro, son audífonos abiertos que no cancelan el ruido. Esto significa que los auriculares no requieren de un sello cerrado para ofrecer el mejor sonido. Lo único que tienes que hacer es colocártelos en tus oídos, y ya está.

En un ambiente silencioso, los AirPods suenan bastante bien. Están bien equilibrados y brindan una cantidad razonable de bajo. Los BeatsX próximos a salir tienen más bajos, pero los AirPods tienen más bajo de lo que esperaba. (Su sonido es similar al de los EarPods alámbricos, por lo que si te gustan esos audífonos, te gustarán los AirPods).

Aunque el sonido soprano no es genial comparado al de los auriculares totalmente inalámbricos, la calidad de sonido de los AirPods es superior al promedio. Los Jabra Elite Sport, que tienen un diseño para aislar el ruido y un monitor de ritmo cardiaco integrado, suenen mejor pero cuestan más.

Flexibilidad y funciones especiales

Funcionan muy bien como audífonos estéreo o como monoaudífonos (o sea, que puedes utilizar solamente un auricular, ya sea el derecho o el izquierdo). De acuerdo con Apple, los audífonos están equipados con “micrófonos para enfocarse en el sonido de tu voz”. Realizamos varias llamadas y los interlocutores estaban impresionados con la calidad de la llamada.

Gracias a los sensores dobles ópticos y los acelerómetros integrados en cada uno de los auriculares, el dispositivo conectado (iPhone, iPad, Mac) sabe que los AirPods están en tus oídos y pondrá pausa en la música cuando un auricular o los dos se quiten o salgan de tus oídos. Y, dependiendo del app de música que estés ejecutando, los audífonos continuarán reproduciendo la música cuando te los vuelvas a poner. (Para sorpresa de nadie, los AirPods funcionan perfectamente con Apple Music, pero con Spotify, cuando nos quitamos los AirPods de nuestros oídos, tuvimos que empezar a reproducir la música de manera manual).

La caja de recarga y la duración de batería

Los AirPods se ajustan perfectamente en el caja de recarga, que es del tamaño de una cajita de hilo dental. La caja y los AirPods se recargan a través de un cable Lightning incluido. La caja se cierra de forma magnética.

La duración de batería de cinco horas no es fantástica, pero gracias a la caja de recarga, no representa una desventaja. Fueron raras las ocasiones en las que tuvimos los AirPods en nuestros oídos durante más de un par de horas, y cuando nos los quitamos, los guardamos en la caja, en la cual se recargaron rápidamente (Apple dice que una carga de 15 minutos rinde tres horas de duración de batería).

Lo que no nos gustó de los AirPods

Claro, no todo es perfecto en el mundo AirPod. Estas son las desventajas.

El precio. $159 dólares no es precisamente un precio estratosférico, pero parece ser una cantidad bastante elevada para un par de audífonos de plástico (claro, tienen componentes de alta tecnología en su interior, pero su exterior tiene el aspecto de auriculares baratos). Si eres estricto en cuanto a la calidad de sonido, puedes obtener unos audífonos inalámbricos con mejor calidad de sonido por $150 dólares (los SoundSport Wireless de Bose de $150 dólares, por ejemplo, o los BeatsX próximos a salir). Mientras tanto, los excelentes Jaybird X3 se venden por $130 dólares.

No hay aislamiento de ruido. Mientras que el diseño abierto de los AirPods tiene las ventajas que describimos anteriormente, también cuenta con sus desventajas, principalmente el permitir que se filtre el ruido ambiental y que este compita con lo que estás escuchando. Por lo que no podemos decir que estos sean los mejores auriculares para llevar puestos cuando vas caminando por las calles de la ciudad de México o para andar en el metro.

Los AirPods son resistentes al sudor, por lo que los puedes usar cuando te estás ejercitando. Si tu oreja tiene la forma “correcta”, puedes hasta correr con ellos, aunque personalmente experimentamos problemas manteniéndolos en nuestros oídos cuando corríamos.

Con los EarPods alámbricos, podías comprar cubiertas de caucho fabricadas por empresas externas que te permitían obtener un ajuste más seguro. El contar con estas cubiertas de hule le permitiría a los AirPods tener un agarre más seguro y le brindaría a los usuarios la certeza de que no se saldrían de sus oídos. La única desventaja es que tendrías que sacar las cubiertas cada vez que tuvieras que poner los AirPods en su caja de recarga, lo que resulta un tanto irritante.

Fáciles de perder.

Sí, son fáciles de perder. Aunque esto es cierto en todos los auriculares verdaderamente inalámbricos, tienes que tomar ciertas precauciones para evitar que se pierdan. Uno de los problemas es que la caja de recarga tiene un terminado brillante que facilita que se te deslice del bolsillo si, por ejemplo, estás sentado en un sillón o una silla. Y es fácil que se te caigan cuando te los vas a poner o quitar. Ojalá que no terminen cayéndose en un lugar donde sea difícil recuperarlos.

Te podría brindar un tanto de consuelo el hecho de que si se te pierde un auricular, Apple te venderá otro, ya sea izquierdo o derecho, por $69 dolares. No es una ganga pero es más barato que comprar el paquete completo de nuevo.

Sin control remoto. A diferencia de los controles remotos inline (con controles de volumen, reproducción y pausa) a los que estás acostumbrado en los audífonos alámbricos (y hasta inalámbricos), el único control que tienen los AirPods es la capacidad de acceder a Siri con un toque doble. Puedes dar comandos de voz a Siri para adelantar o retroceder las canciones, pero esos comandos están diseñados para funcionar con Apple Music y no servicios de streaming de música rivales como Spotify y Tidal. Puedes utilizar el Apple Watch como control remoto, pero no todo el mundo tiene un Apple Watch.

Conclusión

Nos gustan los AirPods. Funcionan muy bien en la oficina y en ambientes donde no hay mucho ruido, pero no en tan bien en lugares ruidosos. La duración de la batería no representa un problema. Son pequeños. Son fáciles de perder. Y aunque su sonido no es espectacular, es suficientemente decente para pequeños audífonos Bluetooth. Son cómodos también.

A veces, parecen valer completamente la pena. Y otras veces, creemos que deben rendir más valor por lo que pagas. Y, esperamos, que en el futuro puedan alcanzar ese valor, ya que si bien el hardware está finalizado, el software no.

Dicho esto, si tienes cualquier reserva en cuanto a los AirPods, quizá te quieras esperar hasta febrero, cuando se anticipa que lleguen los audífonos BeatsX. Estos auriculares tienen un diseño más tradicional pero se recargan a través de Lightning y tienen el mismo chip de sincronización W1 de los AirPods. Además cuestan un poco menos que los AirPods.

LO BUENO

Los superlivianos Apple AirPods son audífonos inalámbricos que ofrecen una conexión confiable, sincronización sin problemas con otros dispositivos Apple, un sonido decente y buena calidad de llamada. La caja de recarga incluida carga rápidamente los auriculares.

A MEJORAR

El diseño abierto permite que se filtre bastante sonido ambiental; la falta de controles en los auriculares (excepto por el acceso a Siri); otros audífonos inalámbricos con un precio similar ofrecen mejor sonido; y, por supuesto, tienen un aspecto un tanto ridículo.

Comentarios